sábado, 31 de octubre de 2015

Cafés en Gijón: "Defábula"; un café para nostálgicos



Desde que descubrí esta cafetería hace unos años, no se ha movido de mi top ten. Me pasaría aquí las mañanas y las tardes, porque el ambiente que han creado aquí me encanta.
Es atravesar la puerta y encontrarse con montones de objetos que repasan las diferentes décadas de nuestro país: Estanterías llenas de libros de EGB, mapamundis que sirven de cuadros, mesas rehabilitadas con maderas de palets entre pupitres de escuela, butacones que parecen salidos de “cuéntame”, luces de neón en los carteles de abierto y pizarras que anuncian la promoción del día.





A la entrada, una antigua cabina de teléfonos con un precioso teléfono rojo que ya quisiera yo para mi casa, en fin soy una nostálgica… Lo mejor de esta cabina es que parecer ser que funciona aunque yo no la he probado, pero hay un cartel en un lateral donde pone que en la barra puedes cambiar tu moneda actual por una peseta y llamar desde allí.
Continuando hacia la parte trasera, se encuentra una gran mesa central que me recuerda a las usadas en el taller de tecnología en mi época escolar, y donde estaréis encantados si vais en grupo numeroso. 
A pesar de que voy con relativa frecuencia, siempre encuentro detalles nuevos que me enganchan y de los que me apetece sacar un montón de fotos.









En los últimos años, se han abierto varios negocios en Gijón que le están dotando de un aspecto único y que yo espero que permanezcan aquí mucho, mucho tiempo. Son esos sitios que yo denomino “sitios cuquis” y que por una cosa o por otra, tienen un toque especial. Ya no son los típicos lugares a los que vas, te tomas algo y te marchas, sino que una vez que te sientas es como si estuvieras en el salón de una casa tan bonita que no quieres abandonarla. Y esta es mi primera recomendación de una larga lista.


No hay comentarios:

Publicar un comentario