martes, 13 de octubre de 2015

Martes y trece.

Nunca he sido supersticiosa. Es más, no me acordaba para nada del día que era hoy. Pero me he cruzado con varias personas que me lo han recordado, que se lamentaban de la mala suerte que habían tenido por unas cosas o por otras. Una de ellas había perdido el autobús de camino al trabajo, a otra no le habían cogido para un trabajo, y a la última de ellas, le habían dado una noticia fatídica.

A mi entender el trece es un bonito número. Mis padres se casaron un dia 13 de julio y ahí están, 40 años después queriéndose como el primer día. Y respecto al martes... no sé por qué al pobre lo han metido en el mismo saco. En mi opinión son mucho peor los lunes, o incluso los domingos por la tarde. 

En fin...Yo misma he dejado que un día cualquiera se me venga abajo por cualquier mínimo detalle. Soy así... con predisposición a ver el vaso medio vacío. Pero sin embargo, hoy, martes y trece, lo veo medio lleno. Así que me ha dado por escribir. Escribir y empezar un blog. Ya ves tú, porque me ha dado por pensar que si hay tanta gente que escribe aquí por algo será. 

Y¿sabeis? a mí siempre me ha picado la curiosidad...


No hay comentarios:

Publicar un comentario